magazine

Caos
, / 0

Caos

COMPARTIR

El silencio salpica ensordecedor en el rincón de tu marcha

me llena, no me llena, quién soy yo

desordenada la vida sin tiempo, la vida sin tí 

Tiernas las baladas que nacen de aquel otoño

la ventana que llueve y el cigarro entre esas manos desnudas, bellas, tuyas

El espejo refleja partes de ti

las palabras, los gestos, el ansia

desordenada la vida sin tiempo, la vida sin ti.

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.