magazine

Inicio Cultivarte Capacitados para el arte (5): Capacitados del siglo XXI.

Capacitados para el arte (5): Capacitados del siglo XXI.

Quinto artículo del ciclo "Capacitados para el arte": La última parada de este ciclo nos acerca las distintas formas de comprender el arte en el siglo XXI, más allá de los 5 sentidos.
COMPARTIR
, / 0
Capacitados para el arte (5): Capacitados del siglo XXI.

Al pensar en personas con discapacidad sensorial  existe el mito sobre el cual gira una espiral en torno a la disminución de posibilidades. En Capacitados por el arte hemos realizado un recorrido sobre los distintos ámbitos de este tipo de diferencia, profundizando en el modo de vida de estas personas.

Frente a los contras, existen numerosas innovaciones de carácter social que luchan por la total integración de la sociedad más vulnerable, transmitiendo un mensaje de positivismo que influencia nuestro entorno más cercano.

Estas innovaciones se basan en fomentar la creatividad en personas con algún tipo de discapacidad, ya que con frecuencia no se potencia en ellos sus cualidades artísticas, imposibilitando la expresión de sentimientos o sensaciones, entre otros.

El arte satisface el impulso creativo presente en todos nosotros y nos ayuda a desarrollarnos metal y físicamente. Es necesario que estas personas se sientan motivadas a la hora de mostrar sus cualidades y experimente el éxito para la introducción del arte en su modo de vida.

También es beneficioso para mejorar las capacidades motoras al controlar ciertos materiales; como por ejemplo: pintar un cuadro, figuras de cerámica, restauración… Numerosas asociaciones e instituciones subsanan esta demanda creando programas que obtienen inmejorables resultados, debido a que apostar por la integración social siempre suma.

Por un lado es de gran importancia las creaciones llegadas del mundo de la música. Ya que, por ejemplo, las vibraciones en el aire provocan que las personas sordas puedan sentir los sonidos aunque no puedan procesarlo, al igual que a través del sentido del tacto se puede percibir la música de manera diferente.

A raíz de esto, existe una invención tecnológica increíble, el Sounzz. Consiste en un dispositivo creado para permitir a los discapacitados auditivos disfrutar de la música igual o más que el resto, transformando el sonido en fuertes vibraciones con proyección de luces.

Por otro lado, para las personas ciegas, géneros como el teatro están adaptándose para mejorar el disfrute. Sin ir más lejos, en la Universidad Carlos III de Madrid se ha desarrollado un sistema que visualiza a tiempo real las actuaciones teatrales, charlas, etc., creando distintos elemento accesibles para posteriormente emitirlos durante el espectáculo.

Todas estas iniciativas apoyan la idea de que el ser diferente no tiene, por defecto, que acompañar la abolición de posibilidades. Conocer las discapacidades sensoriales y cómo se sienten desde distintos puntos de vista, al mismo tiempo que cómo nos relacionamos teniéndolas o no, hace más fácil el poder crear una sociedad con plena integración, sosteniendo que la realidad no se vive de peor manera, sino diferente.

Apoyar este tipo de iniciativas conlleva la evolución del mundo y, como no, del arte.

Redacción: Elena González Castillo

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.