magazine

Inicio Literatura Escritos Poesía “Confesiones” de Diego Ojeda

“Confesiones” de Diego Ojeda

COMPARTIR
, / 0
Diego Ojeda recitando en sala Siroco (Madrid)

Diego Ojeda recitando en sala Siroco (Madrid)

Confesiones.

Soy un tipo con suerte.
Creo en la ternura, en la luz
y en la memoria de todos los olvidos.
Soy un pájaro que vuela con mar,
viento de ayer sin dirección,
soy el cielo de Madrid.

Tengo un pasado insomne,
he dormido en algunos corazones,
he sido adicto a los dramas,
he dejado amores sin usar
por miedo a cumplir promesas que nunca hice.

El tiempo lo cura todo
pero yo nunca olvidaré el dolor
que me costó sacar a esa mujer de mis cuadernos.

Deseaba que se perdiera y que volviera a llamarme,
que me matara y volver a buscarla.
Tardé más de un año
en quitarme del cuerpo
el olor de aquel verano,
en volver a dormir solo
en una cama para dos.

Durante un tiempo
pagué exceso de equipaje
en todos los aeropuertos,
mi tendencia a recordar sólo lo bueno
no me ayudaba a desprenderme de todos los escombros
que dejamos en cada una de las letras
del nombre de nuestra calle.

Para olvidar
hice mil escalas en otros cuerpos,
me convertí en enemigo de la abstinencia,
acompañante nocturno de algunos tirantes.
Mi estabilidad emocional
era un ave migratoria
y algunas canciones dejaron cicatrices.
En todas las tarjetas de embarque
figuraba mi DNI
pero a veces no fui yo
quien tomó esos aviones.

Entre tantos vuelos,
entre tantas turbulencias con otros cuerpos,
un día tomé tierra
en los brazos de una mujer llena de ventanas.
Decidí quedarme a vivir.
Fue la arena de mi playa,
mi hogar,
mi accidente
y nos amamos más allá de la distancia.
Luego nos tocó asumir las diferencias,
otras franjas horarias de vida,
-ella amanecía y yo estaba anocheciendo-
siempre una hora menos,
los nueve meses imposibles.

Éste es el resumen
de mis tres últimos años.

Hoy comienza un nuevo viaje.

Todos los detalles del pasado
están en este libro.

 

(Confesiones, “A pesar de los aviones”, Diego Ojeda)

Para más información, visita su página web aquí: Diego Ojeda

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.