Magazine

Inicio Cultivarte Estación cultural Óscar Aguado: un poeta de los que ya no quedan

Óscar Aguado: un poeta de los que ya no quedan

COMPARTIR
, / 2 0
oscar2

Óscar Aguado

Para los que no conozcan a Óscar Aguado sólo diré que ha nacido en nueve ciudades distintas: una por cada libro publicado. Que le encanta dar paseos por los parques de Leganés o charlar con su gato Cosimo sobre las nimiedades de la vida y decir que es la primera vez que lee en público en los recitales. Que siempre suspira lo que piensa y que si te lo encuentras por algún bar del centro lo más probable es que no pueda darte la mano porque las tenga ocupadas con una caña y un chupito de Jameson. Se reirá y te soltará la genialidad más acertadamente lunática que puedas escuchar de un poeta de los que ya no quedan, porque él es el protagonista de su novela de ciencia ficción improvisada sin hacer el mínimo esfuerzo y sin quererlo. Él es un poema en sí mismo. Pero no os emocionéis demasiado porque si le buscáis en Google tan sólo encontraréis enlaces de personas que han tenido la necesaria idea de subir algunos de sus poemas, así que no esperéis encontrar un blog o una cuenta de twitter con 20.000 seguidores porque Óscar es como Wally. No sólo vale con buscar el sombrero. Hay que encontrarlo.

Pero si lo que queréis son definiciones, adelantaré que Óscar es el negro que escribió la Biblia. Es el personaje de western que hubiera sacado de quicio a Clint Eastwood y sin duda alguna, es la voz de Harpo (que no puede ser otra que la de la poesía). Porque cuando lees un poema de Óscar en el tren lo único que quieres hacer es compartirlo con la persona que tienes al lado porque no te lo puedes terminar de creer. A mí me ha pasado. Y acabas haciendo un recital en el último vagón dirección Móstoles el Soto sin darte cuenta, porque cada poema de Óscar es un océano del que no sabes salir y mucho menos acordarte de cuándo y cómo has entrado. Es una sentencia que te lleva por el corredor de la muerte hasta que te deja respirar. La belleza, digo. Porque Óscar hace lo que quiere contigo si le prestas tus ojos. Se mete de lleno en tus pulmones de la forma más sutil y sigilosa y cada verso se alía con la inexplicable sencillez del siguiente para sacarte una dolorosa sonrisa, y dejarte clavado diez minutos delante del libro pensando: esta levedad tan plena que se mueve por mis entrañas, es la poesía.

Y aprovechando estas fechas tan polémicas os dejo este poema sacado de El Arco Iris de un Anticuario, para que veáis que no me lo invento:

Magia

El seis de enero de 1985
mis padres me dejaron bajo la cama
un estuche de latón
con su goma, sacapuntas y lapicero
sin que nadie lo viera
ni siquiera mis padres
tan atentos esa noche
sin que mis padres y yo lo viéramos
Don Melchor
tras beber agua del grifo
dejó bajo mi cama
una pelusilla
que me dio la virtud de jugar
de inventar juegos

el seis de enero de 1986
mis padres me dejaron bajo la cama
un balón de reglamento
y un monopoly

sin que nadie escuchara sus pasos
ni siquiera mis padres
tan sigilosos aquella noche
sin que ni mis padres ni yo escucháramos sus pasos
Don Gaspar
tras beber vino blanco del grifo
dejó bajo mi cama
en forma de calcetín con agujeros
la capacidad de amar sin límite

el seis de enero de 1987
mis padres me dejaron bajo la cama
un ordenador personal
y unos guantes de lana
sin que nadie se percatara de su presencia
ni siquiera mis padres
tan ocupados esa noche
sin que mis padres ni yo nos percatásemos de su presencia
Don Baltasar
tras beber tequila del grifo
e ir chocándose con todos los muebles
dejó bajo mi cama un lapicero viejo con la punta rota
que me ofreció el don de la poesía

nunca se lo conté a mis padres
y nunca conté a los reyes magos
que esa misma noche
recibía regalos por partida doble
nunca se lo conté a los reyes magos
porque nunca se hubieran creído que mis padres
en realidad existían.

Poemarios:

  • 2005 – Yo fui el negro que escribió la biblia (Premio Poesía Joven U.P. José Hierro)
  • 2006 – El arco iris de un anticuario (Ediciones Amargord)
  • 2008 – El corazón más feo del mundo (Ediciones Amargord)
  • 2008 – Barro (audio libro) – (Grupo artístico 8)
  • 2008 – Canción de cuna para un héroe (Ya lo dijo Casimiro Parker)
  • 2009 – La habitación del extranjero – (Ediciones Amargord)
  • 2010 – Las últimas palabras de Harpo (poemario epistolar ilustrado por Raúl Valerio) – (Ediciones Amargord)
  • 2012 – Los animales han llegado (Bohodón Ediciones)
  • 2014 – Traducción de los perros de Omaha (Carso Waters) – (Canalla Ediciones)

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.