magazine

Inicio Cultivarte Kill Bill Vol I
Kill Bill Vol I
, / 2

Kill Bill Vol I

Un ensayo sobre el postfeminismo en el cine

Seguramente sea difícil entender el título propuesto para el análisis de la cuarta película de Tarantino. Lo es en cuanto al término Postfeminismo; y en cuanto a que el cine de Tarantino es de difícil clasificación. Partiendo de la base de los relatos pulp (referencia directa a su película Pulp Fiction) no hay que dejar de recurrir a la biografía del autor para entender cómo el haber trabajado en un videoclub le hace conocer todos los mecanismos del propio sistema cinematográfico, y de cómo tomando de base eso recompone a su estilo y desde la cultura (no querría decir popular, sino más cercana a lo independiente o underground) un propio sello de autor, que le hace estar dentro de la categoría “películas de culto”.

Pero ¿por qué?

En este análisis del film Kill Bill Vol. I (elegida por representar su mayor interactuación entre la violencia de la representación, el multiculturalismo, y la feminidad) propondré el cine de Tarantino como un cine posmoderno, hecho de la mezcolanza de otros géneros, y de la ruptura con los valores clásicos del cine hollywoodiense.

Acostumbrados a ver en el cine clásico de Hollywood y no muy lejano en el tiempo las películas que prevalecen el sistema de representación patriarcal, nos choca ver la representación de la mujer como heroína.

Fotograma de Kill Bill Vol I

Fotograma de Kill Bill Vol I

Desde los inicios del cine y del celuloide como sustentador de una ideología propia del sistema capitalista y patriarcal, la mujer ha sido la gran reprimida por este sistema (no olvidemos que la gran industria nace en Norteamérica y es casi inevitable el no poder separar el término industria con economía y por tanto industria cultural. Por otro lado cabría también citar el nacimiento del propio cine en Francia mucho más alejado de esa etiqueta económica, pero que aquí no nos ocupa). Pero para entenderlo habría no que recurrir a los inicios del cine si no a los inicios de la civilización y de las representaciones de la realidad, y de cómo la mujer acaba siempre como objeto fetiche.

 Pero ya que no estamos en un trabajo antropológico sino sobre el cine posmoderno, nos atañe decir que esta ideología patriarcal se fortalece tras la Segunda Guerra Mundial, justo en el momento en que Estados Unidos sale victorioso y con ello su nueva arma de guerra es la sustentación de la imagen del mundo. Pero ¿cuál es esta imagen? Conocedores de que quien tiene la imagen tiene el poder (es interesante como mediante la representación, EEUU ganó la Guerra de Vietnam, mientras que en la realidad la perdió), toda su industria se basó en la creación de imágenes manipuladas para sustentar la ideología y por tanto todo el sistema en el que se basaba la nueva potencia mundial.

En ese sistema, no hay cabida para la mujer, ni para el homosexual, ni para el negro. Sigue siendo un racismo encubierto, una homofobia, y por qué no un miedo tremendo a la mujer.

Las primeras imágenes que tenemos no subordinadas a esta gran potencia ideológica, vienen desde el cine independiente o underground. Y seguramente gracias a los movimientos contraculturales que surgen en los años 50-60 en Estados Unidos, y en Francia con el famoso Mayo del 68. Con estos movimientos se empiezan a desmitificar la ideología capitalista y se empieza a dejar ver la “porquería” que hay debajo de esa gran alfombra llamada Capitalismo. Los valores tradicionales empiezan a caer, y las minorías (que en cualquier caso algunas nunca lo fueron) empiezan a tener voz, y por lo tanto representación. Este es el caso de la mujer.

 ¿En qué lugar entra en este juego la película de Tarantino?

 Kill Bill nos ofrece algo que he titulado “postmujer” y que viene de la mano del postfeminismo. Ese intento de no ofrecer la mujer como puro fetiche, femme fatale o mujer fálica que acaba por ser castigada por el sistema, sino de una redefinición de la feminidad.

Muchos proponen que la violencia nunca fue una cosa de mujeres, y que por tanto la representación de una mujer fuerte, se acerca a una tendencia por reducir a la mujer como hombre. Y la feminidad es algo muy diferente. Entre la gran pregunta sobre ¿qué es ser mujer?, aún sin contestar, puedo decir que en Kill Bill encuentro varias premisas que me hacen pensar sobre el modelo de feminidad. Uma Thurman, una rubia atractiva reencarna a una mujer vengativa y poderosa (y no desde la fuerza extrema, ya que precisamente no tiene un cuerpo tosco) si no desde la meditación, desde una energía intrínseca que va desde el interior.

kill-bill-kill-bill-3751270-1400-918

Fotograma de Kill Bill Vol I

¿Da en el clavo con la esencia de la mujer?

Según mi punto de vista, es difícil encontrar la esencia de la mujer, ya que aún se está buscando, encontrando gracias entres otros a los movimientos feministas. Pero la representación de la mujer en Kill Bill me parece un paso más allá dentro de la representación de la mujer en el celuloide.

Si tuviese que resumir el personaje de Uma Thurman desde el esencialismo diría que los motores de este modelo de mujer son los siguientes: La venganza, el resentimiento y la idea de justicia. Pero lo que la hacen para mi gusto un personaje “postfeminista” es el luchar contra lo que representa la masculinidad con su propia arma.

Aquí Freud alegaría que La novia es una mujer fálica por excelencia (y que están presentes a lo largo de todo el film las dagas, espadas y elementos fálicos) a mi me lleva a cuestionar esto más allá de la esencia del falocentrismo. Uma Thurman tiene como objetivo final matar a Bill (Un personaje que no sale en ningún momento en el film y que tiene ese halo de misterio, y que para mi representa la figura del poder y del “ Gran otro”). Por otro lado las mujeres contra las que lucha y mata, que están bajo el mando de Bill son las clásicas representaciones de la mujer: La negra de los suburbios, la francesa estéticamente perfecta y sensual, la asiática con el kimono y llena de misticismo) son personajes subordinados a la figura del hombre.

Pero ¿por qué considero el personaje de La novia vengativa, un paso más allá dentro del feminismo? Considero que Uma thurman o el simbolismo que acarrea su personaje detrás es que la mujer reprimida por el hombre y el sistema patriarcal (representado por la figura de Bill), se da cuenta que para destruirlo necesita utilizar su propia arma (casualidad o no que las espadas, dagas que constantemente utiliza y símbolo fálico, le ayuden a matar y que está estrechamente vinculado al complejo de castración expuesto por Freud, y recuperado en la teoría fílmica feminista). Pero más allá de todo eso, es la idea de Justicia, una característica representada casi como intrínseca a la mujer.

Fotograma de Kill Bill Vol I

Fotograma de Kill Bill Vol I

Por otro lado creo que hay dos momentos importante en el film que corroboran todo esto:

  1. Al principio cuando La novia está rendida en el suelo casi muerta y aparece Bill, lo que él menciona es lo siguiente: “En este momento lo que soy es de lo más masoquista” (lo que me lleva a vincularlo a esa idea de masoquismo expuesta por Linda Williams) Y la bso que por detrás va subliminalmente diciendo “He always win the fight”, lo que yo traduzco como: “el hombre siempre gana la batalla”.
  2. En esa misma escena aparecen dos policías cuyo diálogo me remite a pensar en la idea de que el sistema patriarcal sólo permite mujeres sumisas y que está presente durante todo el film: Cuando ambos policías creen que está muerta uno de ellos dice: “Mira que cabello de heno, es un ángel dorado” y cuando La novia, le escupe y por lo tanto significa que está viva dice: “esta hija de perra está viva”. Por ello creo que la pasividad de la mujer es lo que Bill, y el sistema patriarcal necesitan, mientras que Uma Thurman representa la mujer activa, dueña de si misma y superior al hombre.

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.