magazine

FUEGOS ARTIFICIALES

COMPARTIR
, / 2

DAFY.FUEGOSARTIFICIALES

Somos fuegos artificiales. Salimos despegados de la tierra hasta tocar el firmamento, como en una carrera de bólidos alocados sin gps. Dos cohetes desconocidos adiestrados para cumplir su cometido: iluminarnos la vida y brillar tanto como pocos hayan visto, pero eso ya es cosa nuestra. Dispuestos a dejarles ciegos a todos con nuestra luz, así vamos, decididos, partiendo el aire, follando oxígeno, subiendo alto, bien alto. Quizá lleguemos hasta el infinito. Tú desnudo frente a mis ojos que te devoran a su antojo, y yo, deseoso y excitado, enrabietado y glorioso, afortunado de ser la chispa que enciende el vendaval de sexo hambriento que se desprende desde el centro de tu universo. Me tienes en volandas y me siento palpitando, chirriando, encendido, sonriendo, y cantando. La pólvora espera ansiosa en mis adentros para estallar y salir despedida hasta encontrarse en ti, en todo tu pecho, y entonces escuchar los aplausos de todos los suspiros que se me quedan atravesados por no saber cómo respirar todo el aire que me dedican tus besos. Me pierdo observando cada rincón de tu cuerpo, pareces un chico triste queriendo no serlo, destapando toda la belleza que eres, tanto por fuera como por dentro. Me siento como un animal salvaje, cauteloso, observando con atención a su presa, dispuesto a cazarla y hacerla suya. Pero no, ¿qué digo? yo te quiero libre, salvaje, con esas dos pupilas dilatadas por tanta sed saciada, con esa vida devoradora que vive en tus ojos. Así que estalla, que todos te vean brillar en el cielo. Estalla, que voy yo detrás, que esta noche la ciudad está de fiesta y siento que somos fuegos artificiales.

2 Comentarios

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.