magazine

Bocas y motores
, / 0

Bocas y motores

El que tiene boca se equivoca de boca, traga palabras y aprieta los dientes. Sucumbe a escribir lo que debería escupir y escupe todo lo que desacredite lo que ha escrito, porque ni él mismo se entiende. Yo podría ser él, y tú y todos ellos. Vivo en un vacío intermitente que sólo lleno con confusión y algo de paciencia. Me cubro de invisibilidad y me desnudo de ella sólo cuando la soledad del gentío me abruma, pero nunca hay nadie y sé que quieren; soy de mirar a los ojos, de abrazar con todo lo que tengo y de abrir la nevera descalza por si vuelvo a llorar. No he encontrado la fórmula mágica que permita renunciar a alguien sin tener que darle la espalda al corazón.

Y hablando de corazones, me he hecho un corte en cada arteria para que salga todo el humo que tragué en el último beso. Ese de cuando me equivoqué de boca.

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.