Magazine

Inicio Cultivarte Séptimo Arte ASESINOS e INOCENTES
ASESINOS e INOCENTES
, / 0 0

ASESINOS e INOCENTES

Asesinos inocentes fue presentada en la Sección Oficial del 18 Festival de Málaga el pasado mes de abril. Posteriormente, los actores masculinos que salieron de la televisión, se volvieron a sumergir en este entorno para hablar de ella y repartir publicidad. Sus rostros han propiciado la creación de un halo de misterio como tema principal sobre el que se construye la historia, pero la asociación con un thriller está bien lejos de esta película, por la que se filtran dosis de humor incomprensible cuando el espectador no cree ver lo que está viendo.

El director explicaba en el Festival que “es un proyecto que me rondaba la cabeza desde hace muchos años y que se basa en un hecho real sucedido en los años 30 del siglo pasado en la América de la Ley Seca” pero lo cierto es que del suspense a las risas sólo hay un paso y Asesinos inocentes es el fiel reflejo cinematográfico de ello.

Fotograma de Aseinos inocentes

Fotograma de Asesinos inocentes

La ópera prima de Gonzalo Bendala ha recogido en sus planos las dulces caras de Maxi Iglesias y Luis Fernández, quizás para recordarnos que siguen estando ahí y que de vez en cuando se les puede ver repitiendo sus papeles magistralmente. Los `guaperas´ de turno, y que un día estuvieron de moda, echan un pulso constante por demostrar quién está más estereotipado; el chulo estudiante de ojos claros de chupa y vaqueros o el mecánico sexy de barrio con pinta de héroe. Los únicos que se salvan en esta agonía visual de personajes repetidos son Javier Hernández, cuya tartamudez intenta provocar la tensión inexistente en el resto de los minutos que llenan el largometraje, y el sorprendente Alvar Gordejuela, que brilla más que ninguno bajo la pertinente oscuridad.

Fotograma de Aseinos inocentes

Fotograma de Asesinos inocentes

Pero sin duda el salvador de esta obra primeriza es el indiscutible Miguel Ángel Solá, al que siempre podemos asociar con una interpretación brillante e indiscutiblemente sublime. Metido en la piel de un psicólogo, intenta huir de un pasado que postró a su mujer en silla de ruedas y del que necesita deshacerse a través de la juventud representada en los alumnos universitarios a los que imparte clase.

Y entre todo este reparto, aparece un personaje innecesario e intermitente que se acerca cuando menos se le espera, interpretado por una Aura Garrido pasiva, cuya interpretación ya hemos visto en contadas ocasiones y que necesita una renovación urgente ya que Garrido es una de las mejores actrices actuales escondida en un rostro bonito y una voz poderosa.

Fotograma de Asesinos inocentes

Fotograma de Asesinos inocentes

La culpa juega un papel primordial, engullendo a cada personaje por sus secretos pero sin necesidad de vorágines que impliquen al espectador demasiado. Una historia con un hilo perfectamente definido a través de la repetición de situaciones, diálogos y escenas que hacen pensar que el final tendrá que ser apoteósico pero cuya premisa no se cumple.

Asesinos inocentes tarda mucho en arrancar, intenta construir unos jóvenes personajes que pronto se debilitan y que actúan descontrolados, sin saber a dónde ir. Por muchas palabras halagadoras que puedan intentar enfocar la dirección de esta película, no serán suficientes para reconstruir la principal historia presentada y que naufraga a los pocos minutos. Si el objetivo era entretener, estos patosos asesinos no lo consiguen y si el objetivo era el suspense, no logran aprobar la difícil meta de la que seguramente surgió en primer lugar su guión.

Fotograma de Asesinos inocentes

Fotograma de Asesinos inocentes

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.