Flores que huelen a flores

Te quiero tanto que mis manos se convierten en confeti
y se llenan de guirnaldas las farolas de mi calle
si te ven pasar de cerca con un ramillete de brazos abiertos
deseosos de amoldarse a mi cintura.

Por la alegría de tu boca,
que viene ofreciéndome caramelos de colores,
apagaría hasta el último brote de oscuridad que adolece aquí dentro.

Pero tú,
que me quieres tanto como el sueño de tus ojos te acuna por las mañanas,
lames los resquicios de los días amargos que manchan mis noches
y los saboreas haciéndolos dulces en el paladar donde
ojalá
me masticases.

Y es por eso que sin ser mío
ni tener intención de nombrarte posesión
ni pronombre posesivo,
nos desdibujo nuestros para hacernos juntos
y a la vez,
a pesar del ruido monótono de la próxima despedida,
que ya aflora en el portal en el que te espero.

COMPARTIR EN:

Cristina Pérez

Cristina Pérez

Más que pájaros, tengo un campo de minas en la cabeza.

Sigue la cultura

Suscríbete a nuestra newsletter para estar a la última en las noticias culturales de dafy.magazine

logo_iso_dafy_magazine_2022

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más entradas

Cultivarte

BOYHOOD

En ese fin de la carrera hacia los Óscar que pronto veremos anunciada tras una larga trayectoria de valoración de

Leer más »
El mar
Arte

El mar

“Necesito del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o

Leer más »