Magazine

Inicio Imagen Artículos Atardecer en la Toscana
Atardecer en la Toscana
, / 0 0

Atardecer en la Toscana

COMPARTIR

Deseada por reyes, papas, y poetas; cuna del Renacimiento, del chianti, del genio Da Vinci. Toscana, tierra de vinos, palazzos, olivos y atardeceres dorados. Para transportarte a una de las regiones con mayor magnetismo de toda Europa en Dafy hemos preparado un doble fotorreportaje: en esta primera parte te llevaremos por la campiña toscana, sus pueblecitos, viñedos y pequeñas ciudades medievales. ¿Quieres más? El próximo 20 de agosto te traemos la segunda parte: un artículo íntegro dedicado a Florencia, la joya de la región. ¿Aún no tienes planes para el verano?

TRAS LAS HUELLAS ETRUSCAS

Los etruscos, una misteriosa civilización que pobló la Toscana entre los siglos VIII y I aC, fueron los fundadores de muchas ciudades de la región como Siena, San Gimignano o Volterra. Pueblo hedonista y guerrero, sus asentamientos se encuentran estratégicamente situados en lo alto de colinas y aunque fotógrafos y vendedores de postales lo agradezcan, las empinadas callejuelas de los pueblos toscanos son el martirio de turistas, coches y tacones. ¿Nuestra sugerencia? Aparcar antes de entrar al casco antiguo, calzado cómodo y una buena cámara de fotos!

Toscana2

Piazza del Campo, Siena

La antiguamente temible rival de Florencia, Siena, es hoy una apacible villa que parece haberse quedado anclada en el pasado, un pasado solo perturbado por las riadas de turistas que inundan la descomunal Plaza del Campo. Este bello recinto con forma de concha presidido por la Torre Mangia y el Palazzo Comunale fue antiguamente el foro romano y posterior mercado medieval. Desde hace cuatro siglos la Plaza del Campo es, además, testigo de una de las tradiciones toscanas más arraigadas: la carrera del Palio.

Toscana3

Representantes de las contrade compiten en el Palio

Esta famosa carrera hípica tiene lugar cada 2 de julio y 16 de agosto y rememora la victoria de Siena en una antigua batalla librada contra Florencia en el siglo XII. El Palio es el punto y final a varios días de celebraciones que hacen que la ciudad vuelva a respirar aires medievales: cada contrada –barrio- se engalana con sus banderas, escudos y lazos de colores, y no es raro ver pasear a los parroquianos ataviados con vestidos, velos y túnicas. (más info aquí)

Toscana4

Vecinos de la contrada dell’Aquila antes de comenzar el Palio

A poco más de 20 km de Siena, pasando por el pueblecito de Poggibonsi, se encuentra San Gimignano, la ciudad de las torres. Este pueblecito amurallado Patrimonio de la Humanidad llegó a albergar hasta 72 de estos pequeños rascacielos, de los que “solo” quedan 15 en pie, algunos de ellos con serios problemas en sus estructuras.

Toscana5

“Skyline” de San Gimignano, la Manhattan del Renacimiento

La explicación de esta locura arquitectónica renacentista es que cada una de estas torres simbolizaba el poder y la riqueza de las familias adineradas de la ciudad. En su rivalidad no solo competían por la altura de sus torreones sino que llegaban a derrumbar las de sus vecinos, razón por la cual muchas han desaparecido. La única abierta al público es la Torre Grossa, y creednos, la subida merece la pena solo por las vistas que os esperan.

Para los madrugadores, lo ideal es visitar San Gimignano en las primeras horas de la mañana, antes de que el calor disuada de subir a la parte alta de la ciudad. No os podéis perder: sus tiendecitas de artesanía de madera y la antigua iglesia románica de San Francesco, hoy en día bodega y tienda de vino (vía San Giovanni).

 

PASEANDO ENTRE VAMPIROS

No, no nos hemos vuelto locos. Recientemente, Toscana se ha visto inundada por fans de la saga “Twilight” que sitúa en la enigmática Volterra a la rancia aristocracia vampírica, los Vulturi. Para aquellos que estéis pensando en ir a ver palazzos con calabozos subterráneos donde se cometen asesinatos masivos de turistas o la archifotografiada plaza del reloj… ¡os equivocáis de sitio! El rodaje tuvo lugar en realidad en la pequeña ciudad de Montepulciano, varios kilómetros al sur. Pero Volterra sí que esconde misterios: el de su necrópolis etrusca, sus ruinas soterradas bajo palacios renacentistas, su sabor medieval y sus hipnotizadoras vistas.

Antes de que llegara Stephanie Meyer con sus dramas para adolescentes, otra escritora, Anne Rice, ambientó en la Toscana una de sus novelas sobre estos bebedores de sangre humana, “Vittorio, el vampiro”. Son muchos los que todavía buscan ese castillo situado “en la cima de una colina, en la parte septentrional de la Toscana”, aunque de momento con escaso éxito.

 

RECORRIDO POR EL VALLE DEL CHIANTI

Ciudades aparte, la mejor forma de conocer la Toscana es recorriendo la strada Chiantigiana, una pequeña carretera local que serpentea por la comarca del valle del Chianti atravesando viñedos y castillos hasta llegar a Florencia.

 

Para cogerla en dirección norte, la mejor opción es salir de Siena por el sur en dirección Castelnuovo donde arranca la bautizada como “via più bella del mondo”. Tras pasar Gaiole in Chianti, un pequeño pueblo rodeado de castillos reconvertidos en bodegas, otras paradas muy recomendables son los pueblecitos de Radda, Castellina y Greve in Chianti, refugio de escritores y familias pudientes romanas.

Viñedos de Castello d’Albolla, cerca de Radda in Chianti

Viñedos de Castello d’Albolla, cerca de Radda in Chianti

Y al final… nos espera Florencia, capital del Renacimiento y del Arte en mayúsculas; de Dante, Miguel Ángel y Brunelleschi; telón de fondo de intrigas, asesinatos y trágicas historias de amor. Esto y más el próximo 20 de agosto. Buon viaggio!

Toscana16

Cómo llegar hasta Toscana: En avión hasta Pisa (aunque desde Madrid no operan compañías low cost), en ferry desde Barcelona hasta el puerto de Livorno y para los más aventureros, ruta de carretera atravesando la Junquera, Costa Azul francesa, Mónaco, Ventimiglia (frontera sur franco-italiana), Génova y Florencia.

 

Escrito por Elena González Castillo.

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.