Magazine

Inicio Cultivarte Fin de año: echar la vista atrás.
Fin de año: echar la vista atrás.
, / 0

Fin de año: echar la vista atrás.

COMPARTIR

Con diciembre suelen llegar las listas. Todo tipo de listas. Listas de revistas y publicaciones que votan sus discos preferidos, videojuegos preferidos, looks del año, películas del año… incluso la persona del año. Yo no iba a ser menos, pero mi lista es un poco más personal. Una especie de pequeño resumen de lo que me ha traído 2014: mi particular mirada, mi “echar la vista atrás” de este año.

MÚSICA

Hace algo más de un año terminaba mis colaboraciones con algunos blogs musicales españoles. Esto se ha notado en mi “puesta al día” con lo más nuevo. Al estar en contacto con gente que vive para ello y que no pierde detalle, es normal que algo se te pegue. Este año, en cambio, al haber estado viviendo en otro país he aprovechado todo lo que conocí hace un año para seguir investigando y profundizando por mi cuenta.

He adorado discos nuevos… a Real Estate con Atlas y lo nuevo de Tycho, Awake.

He descubierto… a Gaby Moreno, una chica de Guatemala con una voz preciosa; a Bosse, un cantautor alemán cuyo Kraniche lanzado en 2013 me ha acompañado mucho. Los berlineses Mighty Oaks han sido otro gran descubrimiento.

He cantado… ¡¡¡en un concierto!!! A finales de enero y fue increíble. Arctic Monkeys, Muse, Mando Diao, Franz Ferdinand…

He bailado… Happy de Pharrell Williams hasta la extenuación como el resto de mortales que han salido este año a pasarlo bien por ahí. Pero también he bailado con Traum de Cro o con Atemlos de Helene Fischer, ambos muy de moda en Alemania.

No me he quitado de la cabeza… Stolen Dance de Milky Chance, que ya empieza a sonar más a menudo por España. Tampoco desaparece jamás de mis playlists el Stuck on the puzzle de Alex Turner para la banda sonora de la película Submarine. No iba a ser una excepción este año.

PELÍCULAS Y SERIES

Me ha llegado al corazón… Boyhood. Maravillosa.

Me ha gustado mucho… El gran hotel Budapest.

He pasado horas viendo… Mad Men, Juego de Tronos, El tiempo entre costuras y Orphan Black.

Volví a ser niña otra vez… con Frozen y Gru 2.

Me gustó descubrir… Las horas, Radio encubierta y Aurora (The vanishing waves).

Me emocionó… Una cuestión de tiempo. Simplemente maravillosa.

LIBROS

Me ha entretenido mucho… la primera trilogía de Sarah Lark, la de los maoríes. Aunque me decepcionó un poco, me reí con Sexo en Milán de Ana Milán.

Me gustó descubrir… Una tienda en París de Maxim Huerta y en cuento a poesía a Batania, más conocido como Neorrabioso, con su libro El amor es un ave sin nido que pone huevos en el aire.

No pude parar de leer… El prisionero del cielo de Carlos Ruíz Zafón.

UN POQUITO MÁS PERSONAL

He aprendido… tantísimas cosas… Este año ha sido definitivamente el del aprendizaje y el crecimiento personal. Mi experiencia erasmus en Alemania y mi vuelta a este país me han granjeado la experiencia de conocer otro país, otras culturas… Pero también el vivir sola por primera vez y todo lo que ello acarrea.

He enseñado… ¡español! Y es una experiencia tan curiosa como divertida. He enseñado también algunas lecciones de amistad, unas pocas de amor y alguna que otra receta.

He cocinado… ¡por supuesto! Vivir sola me ha hecho desarrollar inmensamente mis dotes culinarias y puedo decir (pero muy bajito y con cuidado) que aprendí muy bien de mi madre y que, aunque me queda mucho por aprender, cada vez la echo un poquito menos en falta en los fogones. Croquetas, lentejas, salsa boloñesa… ¡Vamos mejorando!

He viajado… no mucho, pero poco a poco voy rellenando mi hoja de ruta. Gdansk en Polonia y Sankt Peter Ording o la isla de Juist en Alemania destacan. El mar… siempre purifica cuerpo y alma.

He amado… con todo mi corazón. No solo a mis amigos y familia, sino e ÉL. Que fue el motivo de peso de mi vuelta a Alemania y que hace que todo merezca la pena. Me ha enseñado a ser mejor persona, a salir airosa de situaciones difíciles y a comprender más que nunca el significado de alimentar y cuidar el amor cada día tanto con las pequeñas cosas como con los descubrimientos que los dos hacemos de esta locura que es la vida.

Ha sido un año lleno de gente nueva, de experiencias y vivencias. Un año en el que, por encima de todo, me he conocido a mí misma. Muchas veces nos creemos que somos lo que los demás creen o esperan de nosotros. Basta alejarse un poco y poner el centro en nosotros para darnos cuenta de que muchas cosas que creíamos a pies juntillas eran mentira, o no del todo verdad. He aprendido que los que siempre han estado ahí siguen estando ahí y que muchas veces hay gente nueva en la que pones todo tu ser y tu energía y resultan no ser lo que tú esperabas. En muchas ocasiones he aprendido a decir que no y a no pedir perdón por ello. He aprendido a quererme independientemente de los demás. Y por encima de todo he aprendido que aunque me caído mil veces, la vida siempre está ahí para ofrecer su belleza día a día, esas cosas que damos por hecho y que normalmente nos pasan desapercibidas. El sol sale y se alza precioso sobre nosotros, la nieve cae, las hojas y flores crecen, el mar nos refresca en verano, los abrazos curan, la música emociona, la comida es maravillosa, los libros te llevan lejos, las películas nos muestran otros mundos lejanos o muy cercanos a los nuestros… Y los años pasan y nos hacen evolucionar y seguir aprendiendo día a día. Os deseo lo que yo quiero para mi 2015:

  • Que miréis con atención.
  • Que escuchéis maravillados.
  • Que saboreéis cada bocado.
  • Que la imaginación os lleve lejos.
  • Que nadie os quite la ilusión ni los sueños.
  • Que la curiosidad de un niño jamás muera en vosotros.
  • Que aprendáis tanto como os sea posible cada día.
  • Que los embates de la vida nos os doblen, sino que os hagan fuertes y flexibles.
  • Que améis con todas vuestras fuerzas y que la rutina no os gane en la batalla.

FELIZ 2015 A TODOS Y GRACIAS POR ESTAR AL OTRO LADO.

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.