Calcetines nuevos

Mis naipes son los que ves,

sólo tengo un rey

no llevo ases en las mangas

ni siquiera llevo mangas

estoy desnuda

aquí tienes mi piel descubierta con tus huellas dactilares al aire

todavía visibles.

 

Me muestro tal como soy:

un castillo de arena en un día de excursión colegial a la playa

un cigarrillo mojado.

No voy a ir de búnker porque no hay quien se lo crea con estos ojos llorosos.

No soy fuerte, pero tengo amigos con cerveza.

 

Cuídame otra vez.

Recompón mi cuerpo deshilachado

teje los hilos que se vuelan y cuelgan de los cables de alta tensión

que se posan en los toldos de las tiendas del barrio

en las gradas del campo de fútbol

en los focos del coche con el que iniciaste la ruta sin mí.

Pega un frenazo y deja que te alcance.

 

Mira mis uñas rotas de aferrarme al suelo del pasado

mientras la vida me cogía por los tobillos

y estiraba.

De todo aquello sólo quedan las marcas en el parqué.

 

Ahora es hoy

y mi ropa ya está seca.

 

No te pido que vuelvas

quiero que vengas

al nuevo invierno

a gritar conmigo que ahora sí.

 

Te espero en este sofá naranja

sin trucos

sin espinas

sin goteras

con calcetines nuevos.

 

Qué más da que el futuro sea negro:

combina con nuestras camisetas.

COMPARTIR EN:

Nerea Delgado

Nerea Delgado

Vuelvo a casa caminando de puntillas, no vaya a ser que se despierten los poetas.

Sigue la cultura

Suscríbete a nuestra newsletter para estar a la última en las noticias culturales de dafy.magazine

logo_iso_dafy_magazine_2022

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más entradas

Arte

La Contrariedad

Virgen como rosa blancacon espinas inmaduras que aun no dañan. Así era ella,alga de mar flotante en tierra firme,sagrada y

Leer más »