Estaciones en curva

Hace unas horas, todo eran copas, todo puntuaba en positivo

y, por un momento, la felicidad parecía estar en alza.

Después, como todas las noches,

llego a la conclusión de que bebo más por afición a la nostalgia de las resacas

que por la euforia transitoria del punto alto de la borrachera.

 

A las seis de la mañana,

todo el mundo está triste.

 

Vuelves solo a casa, acompañado por el ruido

que ahora te parece sordo

de un camión de basura en periodo de servicio

te cruzas con una chica que se tapa el vestido de la noche anterior con la chaqueta

como avergonzada de haber alargado la celebración un poco más de la cuenta.

 

Llueve,

porque hasta el cielo tiene ganas de llorar a estas horas.

 

Cuando llegas a casa, poner otra lavadora con la ropa que tendiste anoche

se te antoja la menor de tus preocupaciones.

Diez llamadas perdidas.

Deberías dar señales de vida, pero la vida, ahora mismo,

no está para tus tonterías.

Así que dejas el teléfono en casa y coges un metro camino al trabajo.

Empresario, desesperado.

Mendigo, sobreactuado.

Músico en el metro, seguro que es playback.

 

Joder, un día sin mirar al Smartphone y  te das cuenta

de que el que lleva toda la vida

bajándose en estaciones en curva

eres tú mismo.

COMPARTIR EN:

Pablo Benavente

Pablo Benavente

1989. Gaditano por nacimiento, apátrida por convicción. Préndele fuego a todos los clavos que quieras, que yo me voy a agarrar a los mismos.

Sigue la cultura

Suscríbete a nuestra newsletter para estar a la última en las noticias culturales de dafy.magazine

logo_iso_dafy_magazine_2022

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más entradas

Noticias

American Psycho

American Psycho, obra de Bret Easton Ellis, publicada en 1991, destaca por su descripción de una sociedad groseramente fría y

Leer más »