Todo lo que soy

large

Guardo mis límites en una caja de cerillas y a veces, hasta arden.

No sé bailar salsa ni el agua,
es un defecto congénito como el corazón cobarde y mirar siempre dos veces atrás, para asegurarme de que tengo por donde huir.

Alimento mis miedos, por temor a una rebelión.

Tengo la certeza de que las certezas no existen y estoy completamente seguro de que soy exactamente aquello que nunca quise ser.

Hago apología del amor
aunque no lo practico.

Sé que el despertador es el mayor enemigo de los sueños y que cuanto menos duermes, más tiempo tienes para cumplirlos.

A menudo tropiezo con piedras, las beso, las arropo, les hago la cena y sólo las dejo ir cuando están listas para volar sin mí.

He andado buscando el horizonte, los oasis de felicidad, dónde nacían todos los ríos que son capaces de convertirse en mar, cuando yo no sé aún ni saltar sobre los charcos.

Todo esto soy yo.
Pero si buscas más adentro, podrás hacer espeleología en cuevas aún sin explorar.

Soy
Un desierto inhóspito,
Un pequeño microclima,

El imperio devastado
de lo que un día fui.

COMPARTIR EN:

Moisés Pérez

Moisés Pérez

Nunca sé si he pasado por un sitio dos veces. Es un problema con los recuerdos, con mi memoria a largo plazo. Lo que escribo es tan tuyo como mío. Pero más de ella que nuestro. Mi poemario Valkiria (Lapsus Calami 2015), lo corrobora.

Sigue la cultura

Suscríbete a nuestra newsletter para estar a la última en las noticias culturales de dafy.magazine

logo_iso_dafy_magazine_2022

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más entradas

Arte

Viajeros

«No existen tierras extrañas. El viajero es el único que es extraño» Robert Louis Stevenson

Leer más »