La Moneda del Tiempo

¿Cómo sería elevarse hasta el valor
de la moneda del tiempo,
que escrita en papel traslúcido
no ve ni tiene excusas,
y cerrado bajo llave la ignorancia
no procesa?

Volar junto a su esencia,
y sus átomos perdidos,
disipándose entre el agua
que la lluvia no intimida,
y cae en vez de volar,
en lugar de quedarse planeando
-allá arriba-
con los pilotos blancos del aire.

Te extraño, lo admito,
y no paro de imaginarte
en ese rojizo instante
de sueños que se escondían
tras aguas marítimas,
menores y mediterráneas…
y que escapan a ninguna parte
-quizá a tu silencio-.

Tu boca sellada se eleva
hacia un mundo sin imágenes,
donde tampoco hay palabras,
solo estampas y sellos,
sobres de madera
cerrados con grapas,
sin carta dentro
a pesar de querer gritar.

Me enfada tu falaz libertad,
que hipnotizan mis ganas
de querer saber más… y más.
Y elevan; transpiran en la piel sin sudor,
sin poros, sin calma, sin calor…

Y dime…
¿cómo sería elevarse hasta el valor
de la moneda del tiempo?

COMPARTIR EN:

Marina Crovetto

Marina Crovetto

En mí podrás encontrar escritos simples y complicados, poesía, cuentos y microcuentos. La brevedad a veces lo es todo, como una fotografía que resume un largo viaje.

Sigue la cultura

Suscríbete a nuestra newsletter para estar a la última en las noticias culturales de dafy.magazine

logo_iso_dafy_magazine_2022

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más entradas

Arte

El callejón.

Volveremos al lugar donde nos conocimos pensando que no queda nada por conocer, un callejón que lo guarda todo: el

Leer más »