Magazine

Inicio Cultivarte La Isla Mínima
La Isla Mínima
, / 0

La Isla Mínima

Metáfora de una sociedad

Quizás una de las mejores producciones que se haya hecho en éste país, y muy lejos de los blockbuster, demostrando que aquí en España tenemos nuestro propio modelo y no hace falta acercarse al lado oscuro del continente americano. Pocas veces en una crítica o análisis se cita la intensa labor de producción, que en ésta película me parece el punto más fuerte. Por ello, y apostando a que en la Gala de los Goya de éste año se llevará esa pequeña mención a su trabajo, me gustaría recordar que los tres pilares sobre los que se sustenta una película son los siguientes: Guión (es la base de una buena historia), Producción (sin un buen ejercicio de ésta el guión se va al garete, por muy buena historia que haya) y Actuación (lo más difícil y lo que sobresale por encima de todo, es la guinda del pastel).

La Isla mínima, (aunque ya aposté a que Magical Girl tenía mejor guión y dirección) cumple con esos tres requisitos indispensables, y por ello aquí me gustaría hablar de ella.

Un thriller pocas veces visto en territorio Español, pero al que le estamos empezando a coger gustillo, desde otros títulos quizá como No habrá Paz para los Malvados de Urbizu, o Grupo 7. Y os preguntaréis ¿Crisis y clima de corrupción?: Por supuesto. Se sabe del cine policiaco, negro, thriller que aparece en EEUU justo cuando irrumpe el crack del 29, y desde ahí y gracias (irónico) a las quiebras económicas capitalistas, nos complacen con pequeñas películas que desvelan toda la porquería que hay bajo el sistema.

Fotograma La Isla Mínima -1

Fotograma La Isla Mínima -1

La Isla Mínima se sitúa en los año 80, y el relato fluye entre las marismas del Guadalquivir, en un espacio desolado, seco, apartado de las orillas de la civilización, una perfecta metáfora de la situación española allá por esos años, y no muy lejos de la crítica a la que se le podía seguir haciendo actualmente. Dos policías (Javier Gutiérrez, perfecto en su papel y Raúl Arévalo, complementario al mismo) muy diferentes entres sí, uno con un lado más franquista y corrupto, y otro más noble y contemporáneo. Una pareja equilibrada que saca el mejor partido al relato: deshilachar los hilos de una narración que desvela todo una estructura social, reflejo de identidades y culturas: lucha sindical, drogas y proxenetismo, violaciones y violencia machista, corrupción y crimen organizado. Todo ello bajo un contexto que se preparaba para la expo sevillana del 92, y que apenas había salido de una férrea dictadura, a la que había que dejar a un lado para cambiar la cara del país en escasos 10 años. Tarea difícil.

Fotograma La Isla Mínima -2

Fotograma La Isla Mínima -2

Como decía el guión con esos gags y giros perfectamente medidos para crear ese thriller español, se entremezcla con una producción magnífica, que saca partido a una estética y a unos actores, que quizá estén en lo mejor de su carrera. Sin duda, el título es bastante sugerente y acertado; y por ello me gustaría, lejos de analizar todos los detalles que hacen que se articule éste film como un thriller, contar aquí el por qué de ése título.

Fotograma La Isla Mínima -3

Fotograma La Isla Mínima -3

La Isla Mínima hace referencia sin duda al territorio de las marismas del Guadalquivir, pero no hay que dejar de ir más lejos con ello: España una península que durante casi 40 años de dictadura y su aislamiento se convirtió en ésa metáfora de la Isla. “Mínima” debido a ese complejo quizá de los españoles por ser “mínimos” por habernos metido tanto en los rescoldos de nuestra cultura, de nuestra problemática, de nuestra decadencia, que hoy cuesta reconocer que España es una nación Grande. Y lo es.

Fotograma La Isla Mínima -4

Fotograma La Isla Mínima -4

Quizá la pregunta o reflexión que plantea la película más allá de todo ello es: ¿ha acabado la violencia machista, la corrupción, las drogas, los crímenes en nuestra sociedad? O seguimos siendo esa Isla Mínima intentando europeizarse desde la centralización del poder, pero olvidando de dónde venimos, de la tierra, del sol, y de las características intrínsecas a nuestra cultura. Quizá cada uno de nosotros debería pensar en ello. Y por cierto otra mención parecida, aunque para mi gusto no tan bien realizada, para El niño, que versa sobre cosas parecidas: Corrupción, inmigración y drogas.

Fotograma La Isla Mínima -5

Fotograma La Isla Mínima -5

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.